LA BRUJA DE LORCA – DOROTEA PERTUSA

DOROTEA PERTUSA – LA BRUJA DE LORCA

      Para poder investigar el caso de Dorotea Pertusa, conocida como la bruja de Lorca, debemos indagar en los archivos inquisitoriales de Almería del S XVIII, ya que el hecho verídico que les relato a continuación ocurrió en esas tierras.

      Corría el año 1700. Dorotea Pertusa era vecina de Lorca y verdulera de profesión, aunque fue más conocida por sus dotes de “bruja”. En el intento de sanar a una mujer llamada Juana Martínez y de la cual no se tienen mayores referencias, Dorotea viajó hasta Vélez Rubio que era el lugar donde residía Juana.

     

      Nada más llegar a la localidad fue directa a su casa. Entró en aquella habitación maldita para muchos vecinos, y sin decir ni una sola palabra le santiguó todo el cuerpo. Comenzó a rezar credos, pero omitiendo algunos artículos como: “Jesucristo bajó a los infiernos”, sustituyéndolos por “Jesucristo encontró a sus discípulos y les dijo que a dónde iban y les respondieron – a buscar texa y reolleja, cascos de calabaça par la cabeça de Juana”.

      Finalizado esas palabras, Dorotea, apretó la cabeza de la enferma Juana diciendo “así sea”.  Continuó con rezos ininteligibles y tirando de los cabellos de Juana diciendo: “como la barba de nuestro señor fue tirada y arrojada de los judíos así será tirado y arrojado el mal de la cabeza de Juana. Muera, rayos y centellas por todas las lanzadas y todo dolor y mal de Juana y viva Cristo que así lo manda mi señor Jesucristo”.

     

VÉLEZ-RUBIO

        Al miércoles siguiente y de medianoche, Dorotea, salió al huerto de la casa de Juana. Llevaba un recipiente con agua, una vela encendida y un pequeño muñeco con alfileres clavadas en la cabeza y partes del cuerpo. En un pequeño ritual sacó todos los alfileres de aquel muñeco, apagó la vela y tiró el agua, entrando nuevamente en la casa.

      En la oscuridad de la noche un gran ruido interrumpió el silencio, los muebles comenzaron a crujir, las ventanas se abrieron y cerraron solas de continuo. Grandes ruidos hicieron temblar toda la casa, lo que hizo que todos los vecinos del pueblo pasaran la noche en vela y aterrados.

     

      A la mañana siguiente y con los primeros rayos de sol, Dorotea fue denunciada a la Santa Inquisición.  Fue condenada, 200 azotes. Y tuvo que salir en auto público de fe con insignias de hechicería, reprendida gravemente, siendo finalmente desterrada por 8 años.

      Pienso, que aún así, fue afortunada. Ya que en los tiempos que corrían pudo haber terminado en la hoguera.

                                                                                                               Valentín Sarabia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.